lunes, 20 de marzo de 2017

Kong: Skull Island (2017)

Tengo un hijo fanático de los monstruos gigantes. Godzilla es su ídolo máximo y King Kong no anda lejos. Es por eso que luego de ver Godzilla 2014, buscamos información sobre la película y nos enteramos de que la productora estaba haciendo una del gorila con esteroides que tanto viene fascinando a la gente desde 1933. Pero el adorable retoño fue más allá y descubrió que la idea original es dar a conocer a estos monstruos para ponerlos a luchar en una película que tal vez esté planeada para el 2020. También descubrió que, nuevamente de la mano de la Toho, Legendary nos pondrá en la pantalla grande a King Gidora, Rodan y Mothra. Para quien no haya mojado los piecitos en las aguas del Kaiju Eiga, les comento que en Japón son figuras emblemáticas. ¿Viste la del clásico bicho gigante que destruye la ciudad mientras cientos de japonesitos huyen a los gritos por el medio de la calle? Bueno, esa.

Volviendo a Kong: Skull Island, puedo decir que es una película pasable (me gustó más Godzilla). Legendary se lleva el premio a la mayor creadora de monstruos de Hollywood de la última década. Desde Wrath of Titans y pasando por Pacific Rim, nos vienen deleitando con unos bicharracos espectaculares. Mucha acción y un argumento decente con una pizca de originalidad que a mi gusto se queda algo corta, pero bueno, no podemos pedirle peras a Holliwood... digo... originalidad al olmo... bueno, la idea es esa. Sin embargo, cumple con su objetivo de ser una película para ver con tu hijo adolescente fanático de los monstruos gigantes.
La chica está bien y el rol femenino está respetado hasta cierto punto, aunque no creo que pase el test de Bechdell.
Del director Jordan Vogt-Roberts no puedo comentar mucho porque no he visto ninguna de sus películas anteriores, pero sí puedo decir que la toma del sol naciente con los helicópteros la he visto ya en otra parte y que la película está llena de guiños no sólo a los King Kones anteriores sino también a otros productos provenientes del animé, los video juegos y otras películas clásicas.

***SPOILER***
Homenajes aparte, me gustó que se hayan salido del gión original. Estaba cansado del mega gorila enamorado de la pobre actriz gritona que se trepa al empire state para encontrar un destino trágico, de Driscoll diciendo que la bella había matado a la bestia y un par de clichés más, ganados por derecho propio. Obviamente no pueden matar al bicho porque lo necesitan para las próximas entregas, así que sale victorioso frente a la mentalidad de ladrillo de la milicia norteamericana, lo cual también me gustó. La verdad, iba preparado a aburrirme viendo el despliegue de las fuerzas aereas norteamericanas y las ya cansadoras tomas de la ciudad de Nueva York y el cambio en el argumento me resultó refrescante.
***FIN DE SPOILER***

Basada un poco en las películas japonesas de King Kong y otro poco en las norteamericanas, Skull Island cumple entreteniendo y dando un pasito más dentro del MonsterVerse (MonstruoUniverso), ese mundo paralelo que promete robarse el lugar que la Toho ha sabido conservar desde mediados de los años '50. ¿Sabrá Hollywood compartir el crédito o planea quedarse con todo?

No hay comentarios. :