martes, 7 de enero de 2014

Blogs fantasmas

Tener el blog abandonado tiene también sus consecuencias en lo que respecta a las relaciones con otros blogs. De pronto, visitas a tus vecinos y a cada post que leés decís "Pero esto ya lo leí" y te das cuenta de que estás leyendo una entrada del año pasado. La última que escribió tu blogueramigo antes de abandonar el blog a su propia suerte.
Hace muchos años (mayo de 2003) escribía "esos sitios abandonados como un barco fantasma en la marea de la red" y como los barcos fantasmas, me producen una mezcla de pena y miedo. Creo que esa es la razón por la que no abandono el blog.
Todo esto venía a que cada tanto dejo comentarios en posts muy viejos, de blogs que leía y que tal vez sigo leyendo, pero ahora sé que pueden llegar a ser barcos fantasmas.

No hay comentarios. :