martes, 29 de mayo de 2012

Nos ponemos personales

Este último tiempo vengo pensando en volver a usar este espacio para mis random thoughts, sin ponerme a recordar si alguna vez me fueron útiles o por qué geranios dejé de hacerlo por aquel entonces.
Usé otros sitios. Seguí usando mis cuadernitos. Seguí posteando en archivitos .txt que rejunté sin ningún tipo de orden dentro de una carpeta, curiosamente llamada "TXTs", en un pendrive de 128Mb. Pero nada me cura y otra vez me voy de cabeza a berlín. Esta vuelta, esperaba que me toque terapeuta hombre. Sólo para variar un poco, pero parece que no. Sigue el karma.
Mientras tanto los proyectos se enmohecen y la mente se me llena de telas de araña.

Me siento como si estuviera relleno de algodón. Y no es gracioso ni tierno. Es anestesia y desidia. Es desesperación e inmovilidad.
Sería tan fácil meterme de nuevo en la burbuja y que todo me importe una mierda. Volver a esa penumbra translúcida y uterina. Saber que en algún momento todo va a explotar, pero no exactamente ya. Así que para qué voy a mover un dedo?
Pero no. Sé que si lo hago voy a volver a perder. Perder el rumbo, el combate; perder puntos y puntas; perder de vista mis metas y mis amigos. Un perder global y enorme, a fuerza de repetición.

Lo peor de todo es que la vida no se detiene ni dos segundos para darte tiempo a reorganizar las partituras.

No hay comentarios. :