viernes, 25 de febrero de 2011

L'Illusionniste



Aquél que haya visto "Las trillizas de Belleville" conoce la calidad de Sylvain Chomet. Bueno, pues este director francés que en el 2003 nos sorprendió, nos emocionó y nos divirtió con una aventura que mezcla ciclismo, mafia y un amor maternal silencioso y heróico, volvió a las andadas en el 2010. Esta vez, adaptando un guión de Jacques Tati, cómico francés de quien tengo como cuenta pendiente conocer un poco más.

"L'Illusionniste" es una historia con una fuerte impronta sensorial, que logra una intimidad instantánea con la audiencia. Suficiente como para entrar en el corazón y producir el impacto emocional que estoy seguro, debe haber producido el guión original en Chomet cuando lo leyó. Sólo digamos que puede ser una historia de amor.

Un mago ilusionista emprende una pequeña gira por Europa en la que se cuela un pasajero muy especial.



No cuento más. Los dibujos son excelentes, los paisajes parecen pinturas, la animación es preciosa y los personajes son muy tiernos. Es una obra de arte, sin lugar a dudas. Por momentos causa mucha gracia. Por momentos, mucha tristeza. Creo que si tuviera que definirla con un solo adjetivo, la palabra sería "hermosa".
Otra joya del cine francés para quien tenga ganas de ver algo distinto.