lunes, 19 de diciembre de 2011

Como sardina en lata

Me pidieron que reenvíe y difunda.

[ironic_mode: ON] Obviamente, lo primero que pensé fue en mi blog, que es leído por tanta gente que difusión tendrá de sobra, seguro. [ironic_mode: OFF]

Bueno, fuera de joda, lo cuelgo acá porque me parece importante hacer girar la rueda de este proyecto de unas amigas en el que sumo mi pequeño granito de arena.
Así que sin más les copio parte del mail que acompaña a esta publicación, seguido de link para bajar.
"Con mucha alegría, compartimos el primer número de nuestra revista!
Esperamos que la disfruten!
(se agradece reenviar y difundir)
COMO SARDINA EN LATA #1
Revista producida en el marco del Taller de Literatura, Narrativa y Expresión
Pabellón de Adultos Mayores, Módulo 3, Complejo Penitenciario de Devoto
Proyecto ABRIR PUERTAS 
Taller de Literatura, Narrativa y Expresión: Carolina Duer, Cynthia Bustelo"
Lo leen online acá: http://es.scribd.com/doc/76078613/Como-Sardina-en-Lata-1
Lo bajan de 4shared acá: Como sardina en lata #1

nJoy!

lunes, 21 de noviembre de 2011

Google Music

Tres cosas sobre Google Music
  1. Parece que si no pagás, no hay music.
  2. Tenés que bajarte el último Chrome que hicieron.
  3. Sólo anda en los todopoderosos Estados Unidos de América.
Esta mañana, Google me bajó unos puntos. Igual, siguen siendo grosos.

sábado, 5 de noviembre de 2011

Midnight in Paris





Personalmente, y cuando no consumo películas de terror, me inclino por el cine de autor. Me fascinan esos directores que ponen la firma en sus creaciones. Esos que cuanto más los conoces, más se enriquece su trabajo. Woody Allen no queda fuera de la clasificación y aunque no es uno de mis favoritos, le reconozco una genialidad difícil de comparar.
En los últimos años estuve huyendo de sus películas, simplemente porque me había cansado y no estaba en sintonía con su estilo, pero gente cuyo gusto respeto y escucho, me recomendó Midnight in Paris y tal vez este film, sea la puerta por la que vuelva a entrar en el universo Woody Allen.
Viendo Medianoche en París me dí cuenta de qué es lo que me tenía cansado. Estaba harto del personaje que Allen hace de sí mismo. Por eso creo que esta vez, el neoyorkino dió en el clavo, poniendo a Owen Wilson a hacer su antiguo papel. Hay momentos en los que el artificio resulta tan evidente, que hasta puedo imaginarme al director marcando a Wilson. Diciendole cómo tiene que actuar de Woddy Allen actuado de Gil Pender. Eso, lejos de alejarme de la película, resultó ser un guiño más de la complejidad intelectual del genio de Brooklin.
La película es así, un clásico Woody Allen, pero renovado, refrescado y rejuvenecido, lo que en mi opinión, hace a este trabajo mucho más atractivo.
El argumento es divertido e interesante y la entrada de la fantasía le da a la película la magia necesaria para que aparezcan los personajes históricos sin que resulte un choque molesto, sino más bien una especie de trivia dedicada a sus espectadores más intelectuales.

Coincido con La lectora omnívora cuando dice que los antiguos artistas son entelequias permitidas que no pierden su valor histórico y que París, a través de la lente de Allen es tanto o más bello que en su versión real. Te lo hace saber desde las primeras tomas. Las recreaciones de época son impecables. El espectador asiste a la ciudad que es, a la que fue y no se pregunta si realmente habrá sido así. Sencillamente se deja engañar con el mayor de los gustos.

lunes, 31 de octubre de 2011

El tango va a la escuela

Sólo un post chiquito para recomendar y apoyar esta propuesta que me parece muy buena.

http://www.eltangovaalaescuela.blogspot.com/

No soy muy amante del tango. Creo que se debe a que no lo escuché de chico.
En casa, el único momento en que se oía tango era cuando el vecino milonguero se duchaba con la radio a todo lo que da, atronando por el pulmón del edificio los desayunos y las corridas previas a la salida rauda hacia la escuela.
Y no me jacto diciendo que no soy amante del tango. En realidad, lo siento como una falta. Una de mis tantas vías de desconección con la realidad. En este caso, con una música que debería representarme como porteño, como rioplatense.

Me parece genial la idea de llevar el tango a la escuela como parte de la educación de los chicos en valores culturales y en tradición. Una manera de regar las raíces de los porteñitos que nos heredarán.

Mucha suerte con el proyecto.

lunes, 3 de octubre de 2011

El árbol de la vida - Terrence Malick (2011)


Voy a hablar bien y mal de esta película. Tengo la impresión de que si hubiera contado una historia alegre, la calificaría de excelente, pero no. Cuenta una historia triste. Desde el principio sabés que es triste. Y con esa tristeza transitás el resto del film. Eso me resultó molesto. Sumando las largas tomas de las caras compungidas de los protagonistas en primerísimo primer plano, que suponen que vas a conmoverte hasta las lágrimas con esa técnica. Los que me conocen un poco, saben que considero injusto que Hollywood gaste tanto dinero en grandes masas de contenidos predigeridos y otros, con pocos recursos hagan obras maravillosas. Aunque siempre encontramos excepciones, The tree of life no es el caso. Decir que una película es profunda porque tiene tomas largas, planos detalle, abstracción y relato no lineal, raya casi en lo snob. Vamos... la voz en off diciendote lo que tenés que sentir me parece de terror. Sin embargo, antes que tires el DVD a la basura voy a rescatar algunas cosas. La fotografía. Cada fotograma es un cuadro, pintado con maestría. Abunda en exteriores y en la captación de la naturaleza. En ese sentido es una belleza. Aunque para mi gusto particular es un poco rococó, Terrence Malick es alguien que sabe plantar una cámara y expresar con la imagen. La actuación de Sean Penn tiene gusto a poco y se nota que si le hubiesen soltado la soga le habría pasado el trapo a casi todo el elenco. Es una película larga y ambiciosa, que se va por las ramas tratando de lograr algo que hubiera ganado en potencia dramática y profundidad si hubiera recortado en lugar de agregar. No me extraña que las críticas estén tan divididas. Está el que dice que es aburrida y que te lleves la almohada al cine y está el que dice que es genial y que el que opina mal es porque no la entendió. Personalmente, creo que es una obra maestra de Malick, pero a pesar de los premios y la prensa que tiene me dejó un regusto a drama sensiblero disfrazado de película que se pretende profunda con imagenes excelentes y una historia triste y sencilla (quitando los guiños al 2001 de Kubrick y las apariciones estelares de dos dinosaurios que tal vez tengan alguna explicación que se me escapa). Pero no te guíes por mis apreciaciones porque son confusas. Lo mejor será que vivas tu propia experiencia Malick y pases por los comentarios a dejar tu opinión.

ps: Sí, sí... tenía el blog muy descuidado. Le crecieron yuyos y telas de araña.

martes, 17 de mayo de 2011

El sabor del Té (Cha no Aji) - Katsuhito Ishii (2004)



El sabor del Té (Cha no aji) es una joya del cine japonés, dirigida por Katsuhito Ishii y estrenada en el año 2004.

Mezclando costumbrismo y surrealismo a partes iguales, cuenta un momento en la historia de una familia formada por el abuelo, un viejo dibujante de manga retirado; su hijo, un médico que trabaja con hipnosis, la esposa del hijo, también dibujante; los hijos de éstos: un escolar enamoradizo y una niña acosada por una versión gigante de sí misma; y un tío, ingeniero de sonido, arrastrando un pasado de experiencias místicas y terrenales.

Katsuhito Ishii homenajea por momentos a grandes figuras del cine nipón mientras juega a mostrar la vida de esta familia afincada en las afueras del norte de Tokio. Logra así una excelente descripción de la cosmovisión japonesa, encontrando profundidad en lo cotidiano y la mística sencilla, pero intrincada de la experiencia individual.

Para un occidental, es interesantísimo asomarse al complejo mundo del tratamiento interpersonal en la cultura japonesa. Ver cómo viven, cómo piensan y cómo se tratan. El honor, el respeto, las jerarquías, nada queda fuera del film para el que sabe mirar.

Es una película para ver con los sentidos afilados. Para disfrutar con los ojos, con la mente y con el corazón.

lunes, 14 de marzo de 2011

Disneylandia X 2

Titãs es una banda de San Pablo, muy conocida en Brasil, pero poco escuchada en Argentina. La conocí a mediados de los '80 con el disco "Cabeça Dinossauro". Lo último que escuché de ellos fue "Titãnomaquia", en 1994. De éste último extraigo el que me parece uno de los mejores temas de la banda: "Disneylandia". ¿Por qué? Porque es una excelente pintura de la globalización, hecha cuando la gente todavía hablaba de ella como algo novedoso y muchos no entendían de qué se trataba.
Potente, monotónica, casi un mantra. Guitarras distorsionadas con mucho wah-wah. Bases típicas de la música punk, pasadas de moda en 1993, pero conservando la rabia que les dió fama en los '80. Disneylandia es para mí un himno del que nunca pude aprenderme la letra completa de memoria (de vago, nomás, porque nunca hice el esfuerzo ^_^)
Hoy, en dos versiones que diría diametralmente opuestas.

La original


Y la versión de Jorge Drexler, excelente compositor y cantante Uruguayo, que le sacó el power y la hizo más acorde al espíritu globalizador de internet, más electrónica, sampleada y con el estilo de canción tan típico de él.


Ambas versiones son buenas y me gustan, aunque mi corazoncito está con la original porque cuenta parte de mi historia musical, mis influencias y aquellos cassettes que nos grabábamos de algún amigo que viajaba y traía bandas nuevas del exterior o de alguien que tenía la suerte de haberselo encontrado en una disquería y el dinero suficiente como para comprarlo.

Disfruten

viernes, 25 de febrero de 2011

L'Illusionniste



Aquél que haya visto "Las trillizas de Belleville" conoce la calidad de Sylvain Chomet. Bueno, pues este director francés que en el 2003 nos sorprendió, nos emocionó y nos divirtió con una aventura que mezcla ciclismo, mafia y un amor maternal silencioso y heróico, volvió a las andadas en el 2010. Esta vez, adaptando un guión de Jacques Tati, cómico francés de quien tengo como cuenta pendiente conocer un poco más.

"L'Illusionniste" es una historia con una fuerte impronta sensorial, que logra una intimidad instantánea con la audiencia. Suficiente como para entrar en el corazón y producir el impacto emocional que estoy seguro, debe haber producido el guión original en Chomet cuando lo leyó. Sólo digamos que puede ser una historia de amor.

Un mago ilusionista emprende una pequeña gira por Europa en la que se cuela un pasajero muy especial.



No cuento más. Los dibujos son excelentes, los paisajes parecen pinturas, la animación es preciosa y los personajes son muy tiernos. Es una obra de arte, sin lugar a dudas. Por momentos causa mucha gracia. Por momentos, mucha tristeza. Creo que si tuviera que definirla con un solo adjetivo, la palabra sería "hermosa".
Otra joya del cine francés para quien tenga ganas de ver algo distinto.