martes, 8 de junio de 2010

La Ola



Otra película alemana con un experimento que se escapa de control.
En este caso, La Ola (Die Welle) cuenta una ficción con locación en Alemania, cuya idea original se basa en un caso real acontecido en 1967 en una escuela de Palo Alto, California. Un profesor tiene que dar a sus alumnos un curso sobre autocracia. Para sus clases pone en marcha un experimento que consiste en hacer padecer a sus alumnos una muestra de ésta forma de gobierno. El problema es que dicho régimen parece cubrir ciertas necesidades que tienen estos adolescentes -sentido de pertenencia, necesidad de ser escuchados...- que irónicamente terminan abrazando aquello que pretendían denunciar.

Ok. No cuento más. Una de las cosas que más rescato (y agradezco) de la película es que los adolescentes no están estereotipados, ni son una masa de descerebrados. Cada uno es protagonista de su propia historia, con sus emociones y sus valores particulares. Piensan por sí mismos y son capaces de tomar decisiones. ¿Vieron señores directores de Hollywood? Se puede retratar a los adolescentes como seres pensantes, con sus opiniones y su propia ética sin caer en el estereotipo del chico perdido que no sabe lo que quiere. Eso por no mencionar casos más deleznables como por ejemplo la lucha entre el chico popular y el nerd (¿todavía no se cansaron de eso?).

En fin... es una película que te deja picando la idea de cómo puede haber nacido la extrema derecha y de cómo puede volver a surgir.