martes, 14 de diciembre de 2010

Memorias de Adriano

Siempre digo que no soy buen lector. Suelo engullir los libros con avidez y a gran velocidad. Bastante poco me queda de ellos una vez que los termino. La trama, los personajes, una vaga sensación de espacio-tiempo ajeno que se me hace propio y no mucho más. Terminado el libro, vuelve a su respectivo estante a la espera del momento propicio para una segunda lectura.
Un par de años después, aquel libro que leí vuelve a abrirse ante mis ojos y entonces sí. Sin la ansiedad de saber cómo terminará y sin la novedad de estar ante personajes desconocidos, hago una segunda lectura en la que la avidez deja paso al verdadero placer de detenerme en las palabras, en las situaciones, en cómo están armadas las frases, cómo están descritas las situaciones y otros deleites que provee la literatura. Por lo general, esta relectura va acompañada de la primera lectura de algún otro libro que devorado en poco tiempo, tomará su lugar en la biblioteca a la espera de ese segundo encuentro, reiniciando así un ciclo que como mi respiración, cesará cuando cierre la contratapa del libro de mi vida.
Podemos decir entonces -y sin irnos tanto por las ramas- que soy un buen relector.
Esta vuelta, el número ganador le tocó a "Memorias de Adriano", de Marguerite Yourcenar.



Memorias de Adriano es una carta. Una extensa misiva que el emperador Adriano escribe en sus últimos días a Marco Aurelio, quien será su sucesor en el trono. La autora belga aprovecha este argumento para recrear un momento histórico que ella misma indica en su cuaderno de notas, citando a Flaubert:
"Los dioses no estaban ya, y Cristo no estaba todavía, y de Cicerón a Marco Aurelio hubo un momento único en que el hombre estuvo solo."

A medida que Adriano va contando su historia, la voz del emperador va dejando lugar a la del hombre. Una voz que habla de la vida y la muerte, de historia, de arte, de política y que entrelaza en el discurso su gran historia de amor.

Especial mención merece la traducción de Cortázar, que según una amiga que leyó también la obra en francés (y que dicho sea de paso, me recomendó Opus Nigrum) está a la altura de la original y ninguna versión le hace sombra a la otra.

Altamente recomendable para quien tenga especial gusto por las novelas históricas, preferencia por las biografías noveladas y una especial devoción por la cultura greco-romana.

jueves, 18 de noviembre de 2010

La misteriosa llama de la reina Loana

Con Eco compartimos el fetiche por el libro como objeto de culto. En "El nombre de la rosa" fue aquella laberíntica biblioteca
de la abadía. En "La misteriosa llama de la reina Loana" es un librero, Giambatista, que a sus 60 años sale de un coma con pérdida de la memoria personal. Es decir, de los recuerdos de su vida. Sin embargo conserva la memoria histórica y cultural. Es a través de esta última que Umberto Eco nos sumerge en un viaje por la Italia de los años 30, usando los libros, los comics (tebeos), las canciones y los cuadernos escolares de aquella época como instrumentos para mostrarnos los usos y costumbres de la Italia fascista. Para recuerdo de quien la haya vivido y para asombro de aquel que, como yo, tuviera apenas una leve idea.

viernes, 12 de noviembre de 2010

Una historia de miedo

Esto lo postié alguna vez, pero nunca viene mal recordarlo.

Este corto aparece en el documental "Bowling for Columbine" de Michael Moore. Está hecho por los animadores de South Park y cuenta de una manera genial la historia de USA a través del miedo. El que lo vió no lo olvida y el que no lo vió que lo disfrute.

martes, 12 de octubre de 2010

Conversores Online

Un breve postito para recordar dos sitios que para muchos son archi-conocidos, pero que dada su utilidad, pienso que no está demás ponerlos para la gente que no los haya usado o para el que necesite este tipo de herramienta.

El primero es Media Convert
Convierte documentos, archivos comprimidos, películas, imagen, sonido, ringtones, etc.
Se pueden subir archivos de hasta 200Mb y devuelve un link para descarga en el mismo sitio.

El otro sitio es Zamzar.
Convierte documentos, imagen, sonido, archivos comprimidos, películas, ebooks, etc.
Se pueden subir archivos de hasta 100Mb y envía un link para descarga a la dirección de correo que le pongas en el formulario.

A simple vista puede parecer que son iguales, que prestan la misma función, sin embrago con el uso se van conociendo las particularidades de cada uno. Mientras el primero permite partir archivos, entre otras prestaciones interesantes, el segundo tiene la particularidad de convertir archivos de Office 2007 (esos odiosos archivos con terminación de 4 caracteres terminada en X, por ejemplo ".docx" o ".xlsx" que no son compatibles ni con ellos mismos)

Prueben, experimenten y si lo usan, comenten.

viernes, 3 de septiembre de 2010

El Origen (Inception)

No suelo ver películas taquilleras hasta que se pasa la fiebre, pero que mi mujer me diga que dejó a los nenes a dormir en lo de mi suegra y que tiene 2x1 para el cine es una oportunidad que no se puede desperdiciar.
Esta vez le tocó a El Origen.
Saber que su director (Christopher Nolan) es el mismo de "El caballero oscuro" me predispuso bien. La trama se adentra en el mundo de los sueños y su control consciente, por medio de una droga experimental ideada en tiempos de guerra (¿Cuándo no?). Leonardo di Caprio encarna a un ladrón muy particular. Un ladrón de secretos. Un tipo con la capacidad de meterse en los sueños y robar información clasificada. Hasta ahí, podríamos decir que todo bien. El caso aquí es que le encomiendan algo un poco más complicado: Entrar en el sueño de alguien y plantarle una idea (de ahí el nombre de la peli ¿la cachastesss?)
A mi me gustó. No me partió la cabeza al nivel de The Matrix (hablo sólo de la primera, las secuelas no las ví, exceptuando Animatrix), pero me pareció una buena idea. En seguida me vino a la memoria una película de los '80s en la que una persona entraba al sueño de otra para asesinarla, basandose en la idea de que uno no sueña con su propia muerte porque si sueña que se muere, se muere de verdad (1)(2).
El hilo de la película está muy cuidado. Los personajes se sumergen en sueños dentro de sueños a varios niveles y hay que estar muy atento para no perderse en las diferentes historias. Sin embargo dichas historias son coherentes y no requieren demasiado esfuerzo por separado.

Tres a favor:
· El tratamiento preciosista de la imagen y el cuidado en el detalle, tanto en el guión como en la fotografía.
· La película tiene muchos efectos especiales y ojo al piojo, que muchos están hechos a la vieja usanza. Por suerte el señor Nolan no delegó todos los FX en el equipo digital, que por cierto, también hizo un muy buen trabajo.
· Los personajes están muy bien ideados. Cada cual con su forma de ser, cada cual con su campo de acción.

Tres en contra:
· Leonardo di Caprio. Cumple con el papel, pero hubiera preferido que actuara más con la actitud, con la presencia y menos con la cara.
· Trama sobredimensionada para explotar una buena idea. ¿Es realmente necesario recurrir a semejante despliegue para lograr algo que podría conseguirse con una buena dosis de ingeniería social? Cuando salí del cine me fui pensando en que Martin Landau y Peter Lupus hubieran cumplido la misión imposible, con menos presupuesto.
· Poco surrealismo. Para ser una película ambientada en el mundo de los sueños, es demasiado coherente. Conceptos como "condensación" y "desplazamiento" parecen haber sido volados de un plumazo para dar lugar a un producto final de fácil digestión.

Así y todo, con sus puntos en contra, la película es entretenida y altamente recomendable para los amantes del cine de acción y de ciencia ficción. Visualmente es impecable y las escenas en slow motion quitan el aliento.

(1) Revolviendo en este gran caos que es la web encontré el título de esa película: Dreamscape
(2) También en The Matrix, si el personaje se muere en la matrix, se muere en la realidad y visceversa.

miércoles, 18 de agosto de 2010

La pandilla de Asakusa

No voy a contar la serie de causalidades y sincronías que me devuelven a la cultura japonesa. Sé que tengo deuda cultural pendiente con muchos artistas del pueblo del sol naciente, pero no tengo apuro. Los voy saboreando lentamente, como una golosina.

Que Kawabata es un clásico, no me cabe duda. Que fue un adelantado a su época, lo estoy descubriendo con cada cosa que leo de él. Pintó su tiempo y retrató a sus habitantes con una prosa altamente sensorial. Deslumbrado por todo lo que llegaba de occidente, no perdió nunca la raíz de su cultura y eso creo que lo hace más accesible a los occidentales a la vez que lo vuelve más japonés todavía.

Lo que se lee en "La pandilla de Asakusa", una de sus primeras obras, es como un japonismo a la inversa. Es cómo el occidentalismo va invadiendo la vida de Japón. Y los japoneses asisten a esta inundación embelesados, encantados.

La descripción de un barrio marginal en el filo del año 1929. La vida de la gente de la calle, las modas, las pandillas (tiernamente inocentes, en comparación con lo que han llegado a ser casi un siglo después), las actividades nocturnas, el vagabundeo plácido y pausado, cierto aire persecutorio y la trama que se va desgranando de a poco y termina siendo apenas una excusa para la descripción del barrio preferido de este premio Nobel.

martes, 8 de junio de 2010

La Ola



Otra película alemana con un experimento que se escapa de control.
En este caso, La Ola (Die Welle) cuenta una ficción con locación en Alemania, cuya idea original se basa en un caso real acontecido en 1967 en una escuela de Palo Alto, California. Un profesor tiene que dar a sus alumnos un curso sobre autocracia. Para sus clases pone en marcha un experimento que consiste en hacer padecer a sus alumnos una muestra de ésta forma de gobierno. El problema es que dicho régimen parece cubrir ciertas necesidades que tienen estos adolescentes -sentido de pertenencia, necesidad de ser escuchados...- que irónicamente terminan abrazando aquello que pretendían denunciar.

Ok. No cuento más. Una de las cosas que más rescato (y agradezco) de la película es que los adolescentes no están estereotipados, ni son una masa de descerebrados. Cada uno es protagonista de su propia historia, con sus emociones y sus valores particulares. Piensan por sí mismos y son capaces de tomar decisiones. ¿Vieron señores directores de Hollywood? Se puede retratar a los adolescentes como seres pensantes, con sus opiniones y su propia ética sin caer en el estereotipo del chico perdido que no sabe lo que quiere. Eso por no mencionar casos más deleznables como por ejemplo la lucha entre el chico popular y el nerd (¿todavía no se cansaron de eso?).

En fin... es una película que te deja picando la idea de cómo puede haber nacido la extrema derecha y de cómo puede volver a surgir.

miércoles, 12 de mayo de 2010

Las mujeres son heroes

No me cabe duda.
Excelente idea, excelente proyecto.
Se ruega difundir y hacer saltar la chispa.
Esto debería repetirse en todas partes del mundo.

jueves, 29 de abril de 2010

El Experimento


El experimento (Das Experiment) es una película alemana, basada en el experimento de la prisión de Stanford; hecho real, ocurrido en 1971. En un laboratorio se recrea una prisión, con celdas, barrotes y cámaras de vigilancia. A través de un aviso en el diario se contrata a 20 personas durante 14 días y se los selecciona para desempeñarse en dos roles. Algunos como policías y el resto como presos. Estos últimos, son encerrados y obligados a mantenerse dentro de las reglas comunes de cualquier penal -respetar las órdenes de los guardias, mantener silencio despues de que se apagan las luces, etc.- Los que juegan el rol de policías tienen como única regla mantener el orden sin usar la violencia. ¿Podrán?

La versión cinematográfica difiere mucho de la real -no voy a decir en qué, porque estaría adelantando datos importantes- pero lo aclaro para que aquél que conozca el caso y vea la película no espere que se pegue fielmente a la historia. Es una ficción basada en aquellos hechos. No confundamos.

Me parece un film interesante, sobre todo para aquellos atraídos por la sociología, la dinámica de grupos y el comportamiento humano. No es para toda la familia. Es bastante violenta y tiene desnudos. Pero creo que todos somos adultos acá ¿no? ^_^

jueves, 25 de marzo de 2010

La espiral de la vida

"La espiral de la vida. Parece que volvés a pasar por el mismo lugar, pero si mirás bien, la elipse traza una línea a escasos milímetros de distancia de la anterior. Entonces uno se para con los brazos en jarras preguntándose “¿Pero no pasé por esto ya?” o “¿Por qué siempre me pasa lo mismo?”No, señora. “Esto” y “lo mismo” aluden a realidades diferentes. A veces de una diferencia imperceptible. Tanto que uno termina obligándose a dejarse de joder con la menudencia, mirar el grueso de los acontecimientos, pararse con los brazos en jarras y preguntarse por qué a uno le pasa siempre lo mismo."

lunes, 1 de marzo de 2010

Lo que estuve leyendo

Esta es una breve reseña de mis últimas lecturas.

Las mil y una noches
Este no necesita mucha presentación. Hace un montón que lo estoy leyendo. Me lo regaló mi mujer buscando y rebuscando una versión lo menos "censurada" posible y con una buena traducción. Es un libraco gordote y lindo que suelo leer dos veces a la semana. Sí, los días que tengo ensayo -lunes y jueves- vuelvo tarde a casa y llego cuando todos están durmiendo. Entonces, envuelto en silencio, ceno mientras leo algunas páginas sin apuro.

La costa de los mosquitos
Me lo regalaron en navidad del 2009 y me lo llevé de vacaciones. Es una excelente novela de Paul Theroux con una gran cuota de crítica social en la que un hombre, cansado del modo de vida norteamericano, decide mudarse con su familia al medio de la nada. Aventuras y peripecias de este moderno Robinson que representa un personaje increiblemente intenso al que con el correr del argumento vas empezando a admirar aunque algo no deja de hacer ruido.

Las intermitencias de la muerte
José Saramago tiene una manera muy particular de escribir, sobre todo en el uso de los signos de puntuación. En cuanto se entra en confianza con esta modalidad, el escritor portugués pasa a ser una especie de "amigo de la familia" que nos cuenta cosas con esa manera tan suya. Debo reconocer que sus últimos libros me resultan menos geniales que los primeros. Como si hubiera encontrado la fórmula y se dedicase sólo a exprimirla. Sin embargo, me sigue gustando (aunque ya no logra impactarme como en "La caverna", por citar sólo uno -y no el más conocido-). "Las intermitencias..." me resultó un libro de argumento previsible y con un final casi pueril, pero eso no me impidió disfrutarlo palabra por palabra. Saramago te hechiza o te repele. Si estás entre los primeros, te va a gustar. Sino, a buscar un autor un poco más convencional.


Nadie, nada, nunca
Este fue un regalo de mi amiga Pato, por nuestro reencuentro después de más de 20 años. Lleva la literatura en la sangre y si ella dijo que Juan José Saer es bueno, yo le creí. El libro es casi experimental, con descripciones de un nivel sensorial tan alto que logra transmitir los gustos de las comidas que describe, los olores y las sensaciones táctiles. Repite los mismos pasajes una y otra vez, pero desde distintas perspectivas. De modo que nos encontramos leyendo las mismas palabras textuales que en el capítulo anterior, pero resignificadas por la mirada de un personaje distinto. Un libro para leer con señalador (costumbre que me parecía innecesaria hasta "Nadie, nada, nunca") porque te perdés. Yo lo advertí.

La pesquisa
Después de "Nadie, nada, nunca" me dije: Pato tenía razón, Saer es un groso. Mientras pronunciaba mentalmente esa frase mi vista se deleitaba con los lomos de los libros de mi biblioteca. En eso me dí cuenta de que yo ya tenía un libro de Saer que me miraba socarronamente desde un estante esperando su turno de lectura. Saer es un groso y yo un papanatas que no sé qué espera para leerlo. Entonces lo leí y no me defraudó. La historia del libro gira alrededor de lugares y personajes relacionados con los de la novela que había leído anteriormente, pero la narración es completamente diferente. Aquí no hay rodeos ni repeticiones. Son dos historias muy diferentes que sin embargo logran encontrarse en un lugar común.

jueves, 28 de enero de 2010

Albion


No se por qué, pero en cuanto vi el trailer de Avatar, se me vino a la mente el juego Albion.
No sé... chequeen la tapa del juego (encabezando el post) y alguna captura de pantalla en el buscador de imagenes de google y me cuentan. La raza medio humana, medio animal, el planeta super salvaje... hay como un emparentamiento. Tal vez la historia nada que ver, pero la estética y la ambientación.

Albion fue hecho por Blue Byte Software en el año 96 y para lo que había en esa época, era un juegazo (sigo pensando que lo es). Unos colores super flasheantes, unos bichos re locos, recorrido de mapa en vista aerea, entornos tridimensionales y peleas por turnos. Un chiche. Pero lo más atrapante de todo es la ficción. Se trata de un tipo que hace un aterrizaje forzoso junto con un compañero en un planeta salvaje y desconocido. Ahí empiezan a pasar las cosas. No recuerdo la razón, pero de a poco el personaje tiene que ir metiendose en ese planeta y relacionandose cada vez más con los pobladores originarios. Entonces te das cuenta que los tipos que hicieron el juego no dejaron piedra sin describir. Sentado y con ganas de leer ciencia ficción podés aprenderte historia y cultura de los habitantes de Albion (son mitad humano, mitad felino). La historia te va atrapando con intrigas y el ir descubriendo de a poco cómo funciona esa comunidad extraña hace que te interese cada vez más -si te pega el frikismo, como a mi cada tanto-.

Se puede bajar de Abandonia