martes, 17 de noviembre de 2009

Gummo

Gummo - 1997
Xenia, Ohio, 1970.
Un tornado se llevó puesto a todo el pueblo y lo que sobrevive es el caos.
El caos se refleja en la basura tirada por todos lados, en la cantidad de cosas amontonadas por los rincones, en la luz fluorescente que casi lastima la vista y en los personajes cuyas vidas han perdido el norte.

Harmony Korine debutó como director con esta joya del cine independiente en 1997 -dicen que fue hecha en sólo veinte días de filmación-. Hoy es una película de culto.

Bizarra, por momentos incoherente, insultante. El hilo narrativo es tan delgado y sutil como la linea entre lo artístico y lo desagradable, entre lo lírico y lo grotesco. Casi un documental, compuesto por retazos de líneas argumentales que en algún lugar se cruzan, pero no se saludan. Es un retrato del sin sentido de la vida de seres dolorosamente humanos.

Algo me quedó haciendo ruido en la cabeza despues de verla. Fue el tema de la ley. No hay ninguna persona que represente a la ley en toda la película. La figura paterna sólo funciona como mal ejemplo y las madres que aparecen no hacen más que hundir aún más a la juventud en la miseria existencial. De esas que uno se dice "Y claro... con padres así, no me extraña que los niños salgan como salen". Sin embargo, no todo el crédito se lo llevan los padres. La película no arroja culpas sobre nadie. A lo sumo, lo único que puede asumir la responsabilidad es la referencia al tornado, que abre y cierra el film, pero que no lo protagoniza.

Gummo es una película rara. Para ver con la mente bien abierta. Pone de manifiesto que Estados Unidos puede hacer otro tipo de cine, más allá de los atractivos y deslumbrantes fuegos artificiales de Hollywood.

1 comentario :

Valeria dijo...

Me encanta el cine independiente. Si entrás en mi otro blog (el de Spaces) verás que todos los años vamos con mi marido al BAFICI. La verdad que esta peli no la tenía, pero me parece re interesante el tema. LA anoto yo. Saludos